Locales con historia en Madrid

Una de las frases más conocidas que hablan sobre la capital puede ser esta: “De Madrid al cielo, y en el cielo, un agujerito para verlo” del clérigo Luis Quiñones de Benavente. Y es que esta ciudad o levanta pasiones o es odiada. Para todos aquellos a los que les gusta esta ciudad, a la que se valora más en el exterior, va este post.

Que Madrid tiene una oferta cultural y de ocio enorme es conocido por todos. Y que cuenta con alguno de los bares, restaurantes y cafeterías con más historia del país también pero ¿sabes realmente cuáles son? A continuación hablaremos de los más conocidos o de los que en su momento fueron el refugio de los intelectuales más importantes.

  • Comenzaremos por el Museo Chicote. Este bar situado en la céntrica calle de Gran Vía, ha sido un escenario de lujo por el que han pasado personalidades de lo más importante como Frank Sinatra, Grace Kelly, Ava Gardner, Ernest Hemingway o José Ortega y Gasset, entre otros muchos. Además, fue uno de los primeros lugares de cocktail en el país.
16367105289_0ce049caab_z

Natalia López Pevida

  • Chocolatería de San Ginés. Aquí se puede degustar uno de los postres con más tradición en nuestro país, el chocolate con churros. En 1894 abrió sus puertas muy cerca del kilómetro cero, un lugar que no puedes perderte.
5149955706_49a834b9dc_z (1)

Tom

  • El Gran Café de Gijón es un lugar situado en selecto Paseo de Recoletos. El café nació en el año 1888 por un asturiano que sentía nostalgia hacia su patria querida. Su importancia viene por ser uno de los sitios en los que la tertulia ha sobrevivido hasta nuestros días.
4349389987_032a613273_z

M a n u e l

  • La Casa Lucio es uno de los restaurantes con mayor nombre de Madrid, situado en la Cava Baja. El propietario Lucio, que comenzó a trabajar a una temprana edad servía las comidas a jóvenes estudiantes que se han llegado a convertir en algunas de las personalidades más relevantes del país.

    4245865712_24fb8ab0ef_z

    Javier Lastras

  • La Pecera del Círculo de Bellas Artes es un café-restaurante que abrió sus puertas en el año 1926. Un lugar por el que han pasado y pasan personalidades del mundo de la cultura y del arte. Aquí se organizaban numerosas tertulias entre pintores, toreros, cantantes, políticos, escritores o artistas, entre otros muchos.  cba_la_pecera-04-810x456_c

Por lo tanto ya que conoces algunos de los locales con más historia de la capital, atrévete a conocerlos.

Triste adiós al Café Comercial

Un mes se va a cumplir en breve del cierre del Café Comercial. Un pequeño trozo de la historia de Madrid cerró sus puertas a finales del pasado julio tras 128 años de actividad en los que ha servido consumiciones a auténticas eminencias, pero también a personas de menor impacto en el panorama social. Se apagan las luces de este punto de encuentro para intelectuales, actores y para esos que buscaban una taza caliente en un ambiente de época.

Foto: lavanguardia.com

Foto: lavanguardia.com

Anécdotas y curiosidades se han ido sucediendo y destapando tras conocer la noticia. Quién sabe si Alfredo Landa y Antonio Resines conversaban acerca de su próximo encuentro en la gran pantalla, si Francisco Umbral hablaba de su libro, si periodistas como Cortés Cavanillas, Jaime Capmany o Mingote han sentido la inspiración en este establecimiento centenario, si asuntos políticos de importancia se han dialogado en la mesa del fondo o si Antonio Machado participó en una agradable tertulia minutos antes de comenzar alguno de sus poemas más ilustres.

Decimos adiós a las tertulias, a las partidas de ajedrez, a los bailes y a las primeras citas que tenían lugar allí, porque sí, muchas parejas han visto cómo comenzaba su relación en alguna parte de este local. Parejas que quizá han leído La Colmena de Camilo José Cela y tras ver cómo describía las mesas, han pasado su mano por debajo para comprobar que no eran lápidas dadas la vuelta.

Sin embargo, el mobiliario antiguo, de época, bohemio, con un aroma impregnado de intelectualidad, no ha impedido el avance y el progreso del Café Comercial en algunos aspectos. Fue uno de los pioneros en incorporar camareras al equipo de trabajo, platos combinados a su menú y el café pendiente para las personas más necesitadas. Además, el adiós no pudo ser de forma más innovadora, a través de un comentario en la red social Facebook, demostrando que la modernidad no está reñida con la tradición y la historia.

Propuestas de tapeo por Madrid

Para todos la palabra mesón hace referencia a ese establecimiento público y típico donde se puede comer y beber. Cuando pensamos en un mesón, divagamos en la historia y se nos viene a la mente lugares como las ventas o las posadas, que se asocian también a estos lugares tan castizos.

En Madrid, todavía quedan muchos mesones rústicos que ningún visitante ni turista puede dejar escapar en sus vacaciones; y mucho menos a partir de ahora, puesto que es una gran oportunidad y propuesta para este verano.

En estas fechas tan comprometidas, no está de más sugerir a cualquier usuario diversos mesones castizos madrileños que perduran en el tiempo, entre muchos podríamos tener en cuenta a:

1- Mesones castizos de la Cava Baja madrileña

Cualquier turista que viene a Madrid y no visita la Cava Baja está cometiendo, en cierta medida, “un delito”, ya que es una de las zonas más transitadas de la capital española. Dentro de esta zona centro, se sitúan varios mesones donde comúnmente se suele guisar e incluso alojar a los turistas. Esos mesones se remontan al siglo XVIII, y algunos de ellos son el Mesón del Segoviano, la Posada de San Isidro o las Cuevas de Luis Candelas.

Calle_de_la_Cava_Baja_(Madrid)1 defintiva

2- Los restaurantes más antiguos de Madrid

Seguimos en la Cava Baja, pero para todo aquel visitante que en vez de “tapear “prefiera directamente comer, se le ofrece la posibilidad de acudir al restaurante más antiguo del mundo, tal es Casa Botín que data de 1725 y es muy conocido por su inédito e irrepetible cocido madrileño, así como un menú indiscutible con un número dispar de platos, como el cordero o el bacalao.

Por otro lado, a la espalda de la emblemática y centenaria Gran Vía se halla Casa Bola, magestuoso restaurante elegido por su excelentísimo cocido madrileño y con una vigencia de más de dos siglos. No obstante, en él se puede degustar suculentos platos como el cordero o los callos a la madrileña.

A un mesón también se le puede considerar taberna, y una de las tabernas más demandadas para comer en Madrid es Casa Pedro, fundada en 1825 y reconocida por ser el referente de la cocina castellana en España. Se caracteriza por ofrecer tanto especialidades madrileñas como platos de caza o asados. Este restaurante está en la zona norte de Madrid, alejado de la zona centro y castiza.

Por último, teniendo en cuenta otro mesón histórico y decimonómico madrileño, habría que hacer referencia a Casa Juan situado en la barrio de Chamberí y muy concurrido por Juan Carlos I, presume de tener una carta rica en asados, así como pescados frescos del día. Sin embargo, es elegido por muchos turistas por su amplia gama de platos caseros.

Consejo: Para todos aquellos que decidan visitar Madrid y no les guste el cocido madrileño o los asados, cabe la posibilidad de pasarse por Casa Lucio, también castizo y conocido por sus huevos estrellados o por Julian de Tolosa, reconocido por su especialidad en hongos; ambos establecimientos se aúnan en la Cava Baja. A fin de cuentas, este lugar tan apreciado de la capital, es mundialmente conocido como “la calle más tabernera de Madrid”.

Cañas atemporales en Malasaña

La calle del Pez fue y aún es un microuniverso en sí misma. Y no podía ser de otra manera ubicada en medio del ecléctico barrio de Malasaña. Como el barrio, esta calle está experimentando una deriva al moderneo. En su momento esta larga calle fue un ejemplo del ambiente más cañí de la capital, con auténticos establecimientos de toda la vida, algo desaliñados pero llenos de encanto y que aún se envolvían de un ambiente de barrio. Pero los tiempos cambian y el barrio de Malasaña, y con él la calle del Pez, se van volviendo más cosmopolitas. No queda otra. No es malo, es parte de la evolución de una ciudad como Madrid, aunque sí es algo triste para los románticos, los que echan de menos un ambiente más auténtico y no tan cool.palentino01Pero aún resiste fuerte y entero uno de esos rincones castizos, el mítico bar El Palentino. Desde su exterior y su cartel típico de los bares de los 60 hasta su interior, nos transporta directamente a un típico bar de barrio lleno del buen ambiente característico del céntrico barrio de Malasaña.

Ofrece lo mejor que puede presentar un bar: cañas y tapas a buen precio y ambiente cercano y lleno de bullicio, y como plus, los considerados como mejores pepitos de Madrid. Su clientela también es muestra de lo particular de este bar respecto a otros de Malasaña. Y es que entre la multitud que lo llena hay de todo, desde clientes de toda la vida que han crecido con el bar, vecinos de este curioso barrio, o gente joven para los que los buenos precios y el buen ambiente unidos a la fama de este bar son alicientes de sobra para pasar divertidos ratos en El Palentino.

palentino02Cuesta mantenerse cuando estás rodeado de nuevos bares con un estilo y decoración cuidados y precios competitivos, pero ningún otro puede competir con la atmósfera de un Madrid auténtico y atemporal que se respira en El Palentino. Posiblemente por esto lo escogió Manu Chao para grabar el videoclip de su mítico tema: Me llaman calle. El Palentino ya pasa los 60 años, y aún conserva los dueños originales que, en el Madrid de finales de los 50 y procedentes de otros puntos de España, montaron este pequeño rincón castizo por el que ni pasa el tiempo, ni falta que hace.

Imágenes de Natalia López Pevida y Mallol

El frío que no se va de Madrid

Mañana comienza el mes de octubre. Sí, por si no os habíais dado cuenta, estamos en otoño. El verano se ha ido sin hacer ruido. Solo sudor. Un sudor que poco a poco también se va alejando. Llega el frío (en las últimas noches más de un nórdico ha salido ya del armario).

Aunque hay sitios en los que el frío nunca se ha ido. Y no hace falta irse al municipio de Molina de Aragón, en Guadalajara. Basta con quedarnos en Madrid. Diréis que ha hecho un calor de perros, sí, pero no nos referimos a la calle, sino al famoso IceBar, situado en la Calle Conde de Romanones, 3  junto al metro de Tirso de Molina a tan solo 300 metros de Sol.

icebar

fuente: revistaviajeros.es

Para poder acceder al IceBar debes pagar 15€ por la entrada en la cual incluye una consumición y si vas de Lunes a Jueves a las 20 horas y de Viernes a Domingos a las 22 horas podrás disfrutar de un espectáculo único de las Auroras Boreales a temperatura real, uno de los fenómenos más extraños de la naturaleza y que más cautiva al ser humano y que todo el mundo debe ver una vez en su vida.

Para poder acceder al local te dan un forro polar y una capa para aislarte del frio puesto que un ratito a esas temperaturas no pasa nada pero si vas a estar unas horas y además tomándote algo con tus amigo es aconsejable estar lo mejor posible, por esa razón te ofrecen unos anorak para sobrevivir en el bar sin quedarte congelado.

Una vez dentro podrás ver toneladas y toneladas de hielo, en las paredes en esculturas en forma de osos polares, sofás e incluso la barra del bar es totalmente de hielo.

Cuéntanos tu experiencia si has ido algún Icebar.

Los mejores huevos rotos de Madrid

Los Rotos, bar que se encuentra en la Calle Huertas 74 y en el Barrio de Chueca su segundo local. Un bar frecuentado por artistas y actores.

Ideal para los famosos huevos rotos españoles a un precio muy asequible para el bolsillo. En este caso podéis elegir si queréis los rotos en una cazuela como son conocidos o en unos bollos.

Si sois comilones podéis pedir  dos bollos por persona  y es más que suficiente si no pides ninguna tapa, aunque eso depende del estómago de cada uno.

fuente:losrotos

En el caso que pidas tapas es aconsejable pedir únicamente un bollo y las mejores tapas que he probado es la de patatas al estilo rotos, las tiras de pechuga, ensaladas… Mi roto favorito es el de pollo con curry, pero hay una gran diversidad de rotos como el de virutas de foie con jamón ibérico, de chistorra, de  boletus, gulas, queso… estos son los rotos que están  en la carta, pero cada semana tenis un roto que degustar.

Difícil ir los fines de semana a hora punta ya que se llena de turistas y de gente que frecuenta el barrio de las letras a la hora de comer. Un lugar económico en  las mejores zonas de Madrid.

Por otra parte, si vais al medio día entre semana podéis pediros el menú que esta por 9,50€ con una comida exquisita.

Fabrica Maravillas, cerveza artesanal

La fábrica Maravillas es una fábrica artesanal de cerveza que está situado en la calle Valverde, 29 muy cerca de la parada de metro Tribunal.

Un proyecto que se inició en el año 2011 y se inauguró en Julio del 2012. La misión que tienen sus socios es crear cerveza de alta calidad y artesanal.

En la fábrica de las maravillas únicamente se venden productos hechos por ellos con un total  de 5 variedades de cervezas.

fuente:fabricamaravillas

fuente:fabricamaravillas

Puedes pedirte la Saison Valverde, una cerveza rubia con un sabor afrutado, seco y refrescante. Una de las favoritas del público.

Por otra parte nos encontramos con la Malasaña Ale que es una cerveza rubia de centeno con sabor a lúpulo y aroma sutil un carácter pastel de frutas. Muy buena para los que quieren innovar con las cervezas.

La FL(ipa) tiene un punto picante con una fuerte columna vertebral de la malta.

La Imperial Stout, es una cerveza totalmente densa y con color negra con un intenso sabor a malta, caramelo y chocolate. Para los más golosos que mejor forma de juntar los dos mejores placeres de la vida el chocolate y la cerveza.

Y por último tenemos la Cabrona, es una mezcla de frutas, malta y sabores de caramelo. Con higos secos como uno de los ingredientes más especiales.

Un lugar donde es difícil sentarte en sus taburetes por causa de lo concurrido que esta el local, acompañando la cerveza te dan patatas fritas, cacahuetes u olivas artesanales dependiendo del día puedes encontrarte una u otra cosa.

Por lo tanto, si eres amante de las cervezas no dudes en ir a esta maravillosa fábrica de cervezas en medio de la ciudad de Madrid, donde podrás sentirte como si estuvieras en el extranjero ya que es uno de los lugares por excelencia de los extranjeros y un lugar para evadirte del bullicio de Madrid.

La Vaquita Argentina

Hace tiempo que conozco la Vaca Argentina pero por los precios desorbitados nunca voy por falta de dinero.

 Un día paseando por Opera en Madrid con un amigo me dijo de entrar a la Vaquita Argentina que hacían unos bocadillos buenísimos a buen precio.

Entre dudosa del precio pero realmente salí encantada ya que comida de calidad a un precio fantástico.

Si te sientas en los toneles de la entrada del restaurante tienen una carta  diferente a la del restaurante a buen precio.  Teniendo en cuenta que estas en el centro de Madrid es realmente barata.

De entrantes tienen patatas fritas, asadas, ensaladas, provolone, empanada argentina, longaniza, chorizo…

De plato principal siempre nos pedimos el bocadillo de lomito alto que cuesta 4,60€ que tiene rodajas de tomate, lomito Argentino y te dan a parte la mejor salsa Chimichurri jamás probada.

Vamos una delicia y con el estómago lleno y a buen precio puedes reanudar de nuevo la visita turística por Madrid.

Yo he ido varias veces con diferentes amigos y siempre les ha encantado y han repetido.

Así que os animo a ir a la Vaquita Argentina sin miedo.

fuente:lavaquitaargentina

fuente:lavaquitaargentina

Ponte Pez, en la calle Pez

Nos adentramos al barrio Malasaña de Madrid y nos vamos a una de sus calles más concurridas y con más bares, es la calle pez.

Este bar fue unos de los primeros que me llevaron cuando vine a vivir aquí, está en la calle pez número 18.

fuente:pontepez

fuente:pontepez

Mesas altas, taburetes… y al ser un bar tan pequeño únicamente tiene tres mesas y su barra, donde puedes cenar también. Si vas sobre las 22 horas lo más seguro es que no tengas sitio, ya que es un sitio agradable, muy pequeño y con gran bullicio gracias a sus maravillosas tapas.

Un local, donde los artistas cuelgan sus obras de arte para exponer y tú puedes observar mientras cenas sus deliciosas tapas.

Cada vez que voy pruebo cosas nuevas, pero sin duda lo mejor que tienen son las mini hamburguesas con la salsa Jack Daniels y el pollo con crispís.

También puedes pedir la tortilla de patata como la haría tu abuela con boletus o sin ellas, el queso frito con camembert…y así hasta un sinfín de tapas.

En estos momentos han aumentado la carta con más variedad donde puedes encontrar, foie mi-cuit con chutney de pera, ensalada cesar con pechuga de pollo crujiente… y lo mejor es el postre como el helado de mojito con gelatina de ron o el helado de pimiento asada con lascas de bacalao algo original que se debe probar.

Y para finalizar, lo mejor es el precio nunca sales a más de 15€ por persona, incluida la bebida ya sea un refresco, una copa de vino o cerveza.

Anímate a probarlo si estas en Madrid y nos cuentas que te ha parecido el local.