El frío que no se va de Madrid

Mañana comienza el mes de octubre. Sí, por si no os habíais dado cuenta, estamos en otoño. El verano se ha ido sin hacer ruido. Solo sudor. Un sudor que poco a poco también se va alejando. Llega el frío (en las últimas noches más de un nórdico ha salido ya del armario).

Aunque hay sitios en los que el frío nunca se ha ido. Y no hace falta irse al municipio de Molina de Aragón, en Guadalajara. Basta con quedarnos en Madrid. Diréis que ha hecho un calor de perros, sí, pero no nos referimos a la calle, sino al famoso IceBar, situado en la Calle Conde de Romanones, 3  junto al metro de Tirso de Molina a tan solo 300 metros de Sol.

icebar

fuente: revistaviajeros.es

Para poder acceder al IceBar debes pagar 15€ por la entrada en la cual incluye una consumición y si vas de Lunes a Jueves a las 20 horas y de Viernes a Domingos a las 22 horas podrás disfrutar de un espectáculo único de las Auroras Boreales a temperatura real, uno de los fenómenos más extraños de la naturaleza y que más cautiva al ser humano y que todo el mundo debe ver una vez en su vida.

Para poder acceder al local te dan un forro polar y una capa para aislarte del frio puesto que un ratito a esas temperaturas no pasa nada pero si vas a estar unas horas y además tomándote algo con tus amigo es aconsejable estar lo mejor posible, por esa razón te ofrecen unos anorak para sobrevivir en el bar sin quedarte congelado.

Una vez dentro podrás ver toneladas y toneladas de hielo, en las paredes en esculturas en forma de osos polares, sofás e incluso la barra del bar es totalmente de hielo.

Cuéntanos tu experiencia si has ido algún Icebar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *