Entre insulto e insulto, está la Casa Pocho

En Cullera a 30 km de Valencia, nos encontramos uno de los bares más raros del mundo, en él, puedes insultar todo lo que quieras. Es la ley de la Casa Pocho.

EL dueño del bar es Polaco y tuvo la genial idea en 2009 de crear un  bar donde la gente puede ir a desahogarse a través de los insultos, eso sí a partir de las 17h hasta las 21h. Un bar “terapéutico”, puesto que puedes sacar todo lo que tienes dentro con unos cuentos insultos y así cuando vuelves a casa no tengas ganas de reñir con tu familia.

Una terapia original pero que a algunas personas les funciona y les gusta. Tiene bastantes clientes asiduos donde descargan su ira con los camareros, eso sí, alguna vez los camareros no toleran algunos insultos y más de una vez en este famosos bar se ha acabo en pelea, ya sea con algún camarero como entre clientes.

Fuente: Levante

Fuente: Levante

No penséis que porque en este bar se puedan decir insultos a ton y son pueden ir con rabia, los insultos siempre tienen que ser  “con educación y con cariño, sin mala leche”. Porque la finalidad es desahogarse y dejar el estrés sobre la barra.

Y para los clientes originales con los insultos, el insulto más original de la tarde tiene una copa gratis.

Asi que si vais a este peculiar bar, debéis ser originales hasta con los insultos, no vale “imbécil, joder…”