Cañas atemporales en Malasaña

La calle del Pez fue y aún es un microuniverso en sí misma. Y no podía ser de otra manera ubicada en medio del ecléctico barrio de Malasaña. Como el barrio, esta calle está experimentando una deriva al moderneo. En su momento esta larga calle fue un ejemplo del ambiente más cañí de la capital, con auténticos establecimientos de toda la vida, algo desaliñados pero llenos de encanto y que aún se envolvían de un ambiente de barrio. Pero los tiempos cambian y el barrio de Malasaña, y con él la calle del Pez, se van volviendo más cosmopolitas. No queda otra. No es malo, es parte de la evolución de una ciudad como Madrid, aunque sí es algo triste para los románticos, los que echan de menos un ambiente más auténtico y no tan cool.palentino01Pero aún resiste fuerte y entero uno de esos rincones castizos, el mítico bar El Palentino. Desde su exterior y su cartel típico de los bares de los 60 hasta su interior, nos transporta directamente a un típico bar de barrio lleno del buen ambiente característico del céntrico barrio de Malasaña.

Ofrece lo mejor que puede presentar un bar: cañas y tapas a buen precio y ambiente cercano y lleno de bullicio, y como plus, los considerados como mejores pepitos de Madrid. Su clientela también es muestra de lo particular de este bar respecto a otros de Malasaña. Y es que entre la multitud que lo llena hay de todo, desde clientes de toda la vida que han crecido con el bar, vecinos de este curioso barrio, o gente joven para los que los buenos precios y el buen ambiente unidos a la fama de este bar son alicientes de sobra para pasar divertidos ratos en El Palentino.

palentino02Cuesta mantenerse cuando estás rodeado de nuevos bares con un estilo y decoración cuidados y precios competitivos, pero ningún otro puede competir con la atmósfera de un Madrid auténtico y atemporal que se respira en El Palentino. Posiblemente por esto lo escogió Manu Chao para grabar el videoclip de su mítico tema: Me llaman calle. El Palentino ya pasa los 60 años, y aún conserva los dueños originales que, en el Madrid de finales de los 50 y procedentes de otros puntos de España, montaron este pequeño rincón castizo por el que ni pasa el tiempo, ni falta que hace.

Imágenes de Natalia López Pevida y Mallol

Un pensamiento en “Cañas atemporales en Malasaña

  1. Pingback: Salir de copas por Madrid | Bares de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *