Porque Sí Hay Playa en Madrid

Cuantas veces has deseado poder escaparte desde la capital a la playa para poder sentir la arena y tomarte una copa tranquilamente con tus amigos en un chiringuito. A pesar de que la costa más cercana está a 400 km, en Madrid ya existen varias playas y hoy hablamos de una muy especial.

El Bar-Restaurante Ojalá, situado en el barrio de Malasaña, nos acerca un poco más este sueño con un concepto nuevo y rompedor que triunfa. Abierto en 2004 y re-diseñado en 2014 por el arquitecto Andrés Jaque, pertenece al Grupo La Musa. Ofrece un ambiente acogedor y playero, abierto todos los días de la semana desde las 10:00 de la mañana, aunque su playa tiene un horario propio, a partir de las 18:00.

El local se distribuye dividido en dos plantas. En la parte superior nos encontramos las mesas compartidas al más puros estilo de los chiringuitos, con sillas de colores distintos que concuerdan con el color fluor de de las paredes y los faroles que iluminan el pequeño salón. Aquí podremos disfrutar de los mejores desayunos y comidas en un ambiente agradable.

Pero la sorpresa llega tras bajar por las escaleras que permanecen un poco escondidas al fondo. Después del último escalón ya podrás pisar arena. ¡Estas en la playa! En un ambiente más íntimo, con velas y las luces a menor intensidad, pero guardado sus colores chillones. Decorada con cojines y mesas bajas, donde podrás disfrutar de los mejores brunch y cenas , así como una buena cerveza o cócteles preparados directamente en su propio chiringuito.

11102613_996695637009597_2582429169671493374_n

No dudes en llevar a tu pareja, familia o ese amigo que viene de visita y siempre presume de que él si tiene playa. Eso sí, no olvides reservar. pues corres el peligro de no poder tener mesas, sobre todo en fin de semana, al ser uno de los locales que siempre están llenos en Madrid.

Salir de copas por Madrid

Las bebidas alcohólicas se han convertido en un auténtico artículo de lujo en multitud de países. Sin embargo, en España no tenemos dificultad para encontrarlas y son relativamente baratas si las comparamos con los disparatados precios que encontramos en otros lugares. En consecuencia de este hecho, multitud de turistas visitan cada año  nuestro país para realizar turismo de borrachera.

La animada noche madrileña ofrece multitud de diversas posibilidades, sin embargo todas tienen algo en común, que antes se puede quedar para tomar algo e ir abriendo boca.

Si hay algo que nos gusta a los españoles es el aroma de bar. Todo grupo de amigos tiene un bar propio y común, en él que han vivido algunas de sus mejores historias. Sin embargo, hoy vamos a hablar de los mejores bares de copas de Madrid. Esos lugares a los que acudimos en ocasiones especiales.

  • Terraza Cibeles: El Palacio de Comunicaciones ofrece uno de los mejores rincones para el verano. Las alturas nos enseñan una panorámica increíble de la capital, que combinada con un cóctel bien fresquito, nos garantizan un plan espectacular tanto de día como de noche.
  • Gourmet Experience de Gran Vía: Inaugurado hace solo dos años, la novena planta del Corte Inglés de Gran Vía se ha convertido en uno de los sitios de obligada visita de Madrid.
  • Suéltate el pelo: Ubicado en Cuatro Caminos, este bar de copas está dedicado a la música pop-rock española.
  • Moby Dick: En la calle Avenida Brasil, bajo una gran reina del mar de láminas de madera, se extiende la barra de aire marinero bautizada como «La Bodega del Capitán». En este local podrá relajarse mientras escucha música en directo, monólogos o a sus pinchadiscos.
  • Siroco: En él podrá encontrar buena música junto al famoso barrio de Malasaña. Es conocido por albergar las sesiones y conciertos más “cool” de la escena independiente nacional.

Estas son algunas de nuestras recomendaciones, pero seguro que tu conoces muchas más opciones. ¿Nos ayudas?

España se afianza como el paraíso de la hostelería

Si hay un sector que se ha salvado de la crisis en nuestro país es el de la hostelería. Desde el año 2009, el número de afiliados a la Seguridad Social encuadrados en el epígrafe ‘comidas y bebidas’ ha crecido en nada menos que 106.057 ocupados (media anual). Como no podía ser de otra manera, los españoles se han mantenido fieles a sus bares, una seña de identidad que forma parte de la tradición y de la cultura típica de nuestro país.

España es el segundo país con más bares por habitante de la Unión Europea, sólo superado por Chipre. Tenemos un bar por cada 169 personas. En cuanto a comunidades autónomas, Andalucía va a la cabeza con nada menos que 40.000 bares, más que todos los que podemos encontrar en Noruega, Finlandia, Dinamarca e Irlanda juntas.

Tras la campaña “Benditos Bares” lanzada por Coca Cola, que resultó un punto de inflexión, el crecimiento de este sector ha sido innegable. Este himno de los bares se convirtió en uno de los vídeos más vistos de YouTube en junio de 2013, y durante el último trimestre de este año abrieron sus puertas 3.500 establecimientos, que sirvieron para crear unos 14.000 puestos de trabajo.

¿Por qué nos gustan tanto los bares a los españoles? Cada uno podría dar su propia respuesta ante tal pregunta, porque quién no ha vivido experiencias únicas y diversas en estos encantadores lugares. El bar es el punto de partida de cada noche, donde puedes llegar a conocer a una persona que marcará el resto de tu vida, vibrar con un partido importante, celebrar una buena noticia o simplemente disfrutar de una refrescante cerveza servida junto a su respectiva tapa.

¡BENDITOS BARES!

Locales con historia en Madrid

Una de las frases más conocidas que hablan sobre la capital puede ser esta: “De Madrid al cielo, y en el cielo, un agujerito para verlo” del clérigo Luis Quiñones de Benavente. Y es que esta ciudad o levanta pasiones o es odiada. Para todos aquellos a los que les gusta esta ciudad, a la que se valora más en el exterior, va este post.

Que Madrid tiene una oferta cultural y de ocio enorme es conocido por todos. Y que cuenta con alguno de los bares, restaurantes y cafeterías con más historia del país también pero ¿sabes realmente cuáles son? A continuación hablaremos de los más conocidos o de los que en su momento fueron el refugio de los intelectuales más importantes.

  • Comenzaremos por el Museo Chicote. Este bar situado en la céntrica calle de Gran Vía, ha sido un escenario de lujo por el que han pasado personalidades de lo más importante como Frank Sinatra, Grace Kelly, Ava Gardner, Ernest Hemingway o José Ortega y Gasset, entre otros muchos. Además, fue uno de los primeros lugares de cocktail en el país.
16367105289_0ce049caab_z

Natalia López Pevida

  • Chocolatería de San Ginés. Aquí se puede degustar uno de los postres con más tradición en nuestro país, el chocolate con churros. En 1894 abrió sus puertas muy cerca del kilómetro cero, un lugar que no puedes perderte.
5149955706_49a834b9dc_z (1)

Tom

  • El Gran Café de Gijón es un lugar situado en selecto Paseo de Recoletos. El café nació en el año 1888 por un asturiano que sentía nostalgia hacia su patria querida. Su importancia viene por ser uno de los sitios en los que la tertulia ha sobrevivido hasta nuestros días.
4349389987_032a613273_z

M a n u e l

  • La Casa Lucio es uno de los restaurantes con mayor nombre de Madrid, situado en la Cava Baja. El propietario Lucio, que comenzó a trabajar a una temprana edad servía las comidas a jóvenes estudiantes que se han llegado a convertir en algunas de las personalidades más relevantes del país.

    4245865712_24fb8ab0ef_z

    Javier Lastras

  • La Pecera del Círculo de Bellas Artes es un café-restaurante que abrió sus puertas en el año 1926. Un lugar por el que han pasado y pasan personalidades del mundo de la cultura y del arte. Aquí se organizaban numerosas tertulias entre pintores, toreros, cantantes, políticos, escritores o artistas, entre otros muchos.  cba_la_pecera-04-810x456_c

Por lo tanto ya que conoces algunos de los locales con más historia de la capital, atrévete a conocerlos.

Triste adiós al Café Comercial

Un mes se va a cumplir en breve del cierre del Café Comercial. Un pequeño trozo de la historia de Madrid cerró sus puertas a finales del pasado julio tras 128 años de actividad en los que ha servido consumiciones a auténticas eminencias, pero también a personas de menor impacto en el panorama social. Se apagan las luces de este punto de encuentro para intelectuales, actores y para esos que buscaban una taza caliente en un ambiente de época.

Foto: lavanguardia.com

Foto: lavanguardia.com

Anécdotas y curiosidades se han ido sucediendo y destapando tras conocer la noticia. Quién sabe si Alfredo Landa y Antonio Resines conversaban acerca de su próximo encuentro en la gran pantalla, si Francisco Umbral hablaba de su libro, si periodistas como Cortés Cavanillas, Jaime Capmany o Mingote han sentido la inspiración en este establecimiento centenario, si asuntos políticos de importancia se han dialogado en la mesa del fondo o si Antonio Machado participó en una agradable tertulia minutos antes de comenzar alguno de sus poemas más ilustres.

Decimos adiós a las tertulias, a las partidas de ajedrez, a los bailes y a las primeras citas que tenían lugar allí, porque sí, muchas parejas han visto cómo comenzaba su relación en alguna parte de este local. Parejas que quizá han leído La Colmena de Camilo José Cela y tras ver cómo describía las mesas, han pasado su mano por debajo para comprobar que no eran lápidas dadas la vuelta.

Sin embargo, el mobiliario antiguo, de época, bohemio, con un aroma impregnado de intelectualidad, no ha impedido el avance y el progreso del Café Comercial en algunos aspectos. Fue uno de los pioneros en incorporar camareras al equipo de trabajo, platos combinados a su menú y el café pendiente para las personas más necesitadas. Además, el adiós no pudo ser de forma más innovadora, a través de un comentario en la red social Facebook, demostrando que la modernidad no está reñida con la tradición y la historia.

Bares de cine

Los bares siempre han sido (y siguen siendo) un reclamo recurrente en la historia del cine. A todos nos gustaría poder visitar aquella cantina perdida de Mos Eisley que presenció el primer encuentro de Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi con Han Solo y Chewbacca o adentrarnos en aquél club de los años 20 en Chicago en el que cada noche Velma Kelly cantaba y bailaba al son del jazz.

Tal importancia tienen los bares en el cine, que el autor Jesus Lens les dedica el libro “Café-Bar Cinema”, donde hace un repaso por los establecimientos más famosos del mundo cinematográfico.

Hoy en “Bares de” te traemos una lista de alguno de los bares que podrás visitar, en los que cada día sus clientes recrean míticos momentos del cine.

1. “Katz’s Delicatessen, Nueva York

Fuente: Wally Gobetz

Fuente: Wally Gobetz

No puedes perderte la oportunidad de visitar esta cafetería donde Sally y Harry compartieron una conversación un tanto curiosa. El bar sirve cada día su famoso sandwich de pastrami, el mismo que en “Cuando Harry encontró a Sally” (Rob Reines, 1989), comparten sus protagonistas. Podrás probarlo con una bebida por unos 10 o 15 euros. Seguro que alguna señora le dice a la camarera que quiere lo mismo que estás comiendo tú.

2. “Hotel Park Hyatt”, Tokio

En Lost in Translation (Sofía Coppola, 2003) Scarlett Johansson y Bill Murray interpretaron a los dos americanos en Tokio que más se han aburrido en toda la historia. Si quieres visitar el bar de hotel en el que Charlotte y Bob iniciaron una de las relaciones más curiosas del cine en este clásico moderno, pásate por el Hotel Park Hyatt. Eso sí, asegúrate de tener el presupuesto suficiente, no es apto para cualquiera.

3. “Twedes Cafe”, Washington

Fuente: Elizabeth

Fuente: Elizabeth

Aunque también puede visitar el Caesar’s Restaurant en California para adentrarte en el mundo surrealista de David Lynch, dejamos un momento de lado el cine para adentrarnos en la televisión. El “Twedes Cafe” es aquel famoso “RR Cafe” de Twin Peaks (David Lynch, 1990-1991). Allí podrás probar la tarta de cereza de Norma que los habitantes del pueblo comen a todas horas y tomar, en palabras del agente Cooper, “Una condenadamente buena taza de café”.

4. “Coyote Ugly Saloon”, Nueva York

En Nueva York te está esperando uno de los bares más famosos de la historia contemporánea del cine. En “El Bar Coyote” (David Mcnally, 2000) sus clientes bebían tequila malo de una bota y tenían camareras bailando por las barras. Aunque hay casi una veintena de bares de este estilo a lo largo de Estado Unidos, este es el original. Si visitas la gran ciudad, debes hacer una parada, aunque sea sólo por curiosidad.

5. “The Bar”, Missouri

En Perdida (David Fincher, 2014), una de las películas con más éxito del año pasado, Fincher nos introduce en la retorcida e inesperada historia del matrimonio entre Amy y Nick Dunne. El Bar con el nombre menos original de la historia que regentan Nick y su hermana Mo abrió sus puertas el pasado Octubre coincidiendo con el estreno de la película. Si quedaste embriagado por el aire de la película, podrás pasar por allí, tomar una cerveza y jugar a un juego de mesa.

Propuestas de tapeo por Madrid

Para todos la palabra mesón hace referencia a ese establecimiento público y típico donde se puede comer y beber. Cuando pensamos en un mesón, divagamos en la historia y se nos viene a la mente lugares como las ventas o las posadas, que se asocian también a estos lugares tan castizos.

En Madrid, todavía quedan muchos mesones rústicos que ningún visitante ni turista puede dejar escapar en sus vacaciones; y mucho menos a partir de ahora, puesto que es una gran oportunidad y propuesta para este verano.

En estas fechas tan comprometidas, no está de más sugerir a cualquier usuario diversos mesones castizos madrileños que perduran en el tiempo, entre muchos podríamos tener en cuenta a:

1- Mesones castizos de la Cava Baja madrileña

Cualquier turista que viene a Madrid y no visita la Cava Baja está cometiendo, en cierta medida, “un delito”, ya que es una de las zonas más transitadas de la capital española. Dentro de esta zona centro, se sitúan varios mesones donde comúnmente se suele guisar e incluso alojar a los turistas. Esos mesones se remontan al siglo XVIII, y algunos de ellos son el Mesón del Segoviano, la Posada de San Isidro o las Cuevas de Luis Candelas.

Calle_de_la_Cava_Baja_(Madrid)1 defintiva

2- Los restaurantes más antiguos de Madrid

Seguimos en la Cava Baja, pero para todo aquel visitante que en vez de “tapear “prefiera directamente comer, se le ofrece la posibilidad de acudir al restaurante más antiguo del mundo, tal es Casa Botín que data de 1725 y es muy conocido por su inédito e irrepetible cocido madrileño, así como un menú indiscutible con un número dispar de platos, como el cordero o el bacalao.

Por otro lado, a la espalda de la emblemática y centenaria Gran Vía se halla Casa Bola, magestuoso restaurante elegido por su excelentísimo cocido madrileño y con una vigencia de más de dos siglos. No obstante, en él se puede degustar suculentos platos como el cordero o los callos a la madrileña.

A un mesón también se le puede considerar taberna, y una de las tabernas más demandadas para comer en Madrid es Casa Pedro, fundada en 1825 y reconocida por ser el referente de la cocina castellana en España. Se caracteriza por ofrecer tanto especialidades madrileñas como platos de caza o asados. Este restaurante está en la zona norte de Madrid, alejado de la zona centro y castiza.

Por último, teniendo en cuenta otro mesón histórico y decimonómico madrileño, habría que hacer referencia a Casa Juan situado en la barrio de Chamberí y muy concurrido por Juan Carlos I, presume de tener una carta rica en asados, así como pescados frescos del día. Sin embargo, es elegido por muchos turistas por su amplia gama de platos caseros.

Consejo: Para todos aquellos que decidan visitar Madrid y no les guste el cocido madrileño o los asados, cabe la posibilidad de pasarse por Casa Lucio, también castizo y conocido por sus huevos estrellados o por Julian de Tolosa, reconocido por su especialidad en hongos; ambos establecimientos se aúnan en la Cava Baja. A fin de cuentas, este lugar tan apreciado de la capital, es mundialmente conocido como “la calle más tabernera de Madrid”.

Cañas atemporales en Malasaña

La calle del Pez fue y aún es un microuniverso en sí misma. Y no podía ser de otra manera ubicada en medio del ecléctico barrio de Malasaña. Como el barrio, esta calle está experimentando una deriva al moderneo. En su momento esta larga calle fue un ejemplo del ambiente más cañí de la capital, con auténticos establecimientos de toda la vida, algo desaliñados pero llenos de encanto y que aún se envolvían de un ambiente de barrio. Pero los tiempos cambian y el barrio de Malasaña, y con él la calle del Pez, se van volviendo más cosmopolitas. No queda otra. No es malo, es parte de la evolución de una ciudad como Madrid, aunque sí es algo triste para los románticos, los que echan de menos un ambiente más auténtico y no tan cool.palentino01Pero aún resiste fuerte y entero uno de esos rincones castizos, el mítico bar El Palentino. Desde su exterior y su cartel típico de los bares de los 60 hasta su interior, nos transporta directamente a un típico bar de barrio lleno del buen ambiente característico del céntrico barrio de Malasaña.

Ofrece lo mejor que puede presentar un bar: cañas y tapas a buen precio y ambiente cercano y lleno de bullicio, y como plus, los considerados como mejores pepitos de Madrid. Su clientela también es muestra de lo particular de este bar respecto a otros de Malasaña. Y es que entre la multitud que lo llena hay de todo, desde clientes de toda la vida que han crecido con el bar, vecinos de este curioso barrio, o gente joven para los que los buenos precios y el buen ambiente unidos a la fama de este bar son alicientes de sobra para pasar divertidos ratos en El Palentino.

palentino02Cuesta mantenerse cuando estás rodeado de nuevos bares con un estilo y decoración cuidados y precios competitivos, pero ningún otro puede competir con la atmósfera de un Madrid auténtico y atemporal que se respira en El Palentino. Posiblemente por esto lo escogió Manu Chao para grabar el videoclip de su mítico tema: Me llaman calle. El Palentino ya pasa los 60 años, y aún conserva los dueños originales que, en el Madrid de finales de los 50 y procedentes de otros puntos de España, montaron este pequeño rincón castizo por el que ni pasa el tiempo, ni falta que hace.

Imágenes de Natalia López Pevida y Mallol

Bares en los que sabes cuando entras pero no cuando sales

En Madrid hay algunos de esos bares, como en todos los puntos del Estado se supone, donde parece que te adentras en un túnel del tiempo, en el que sabes en qué año entras pero no en cual vas a aparecer.

Bares en que si ese mes no tienes que hacer malabarismos con las cuentas, las rondas se pueden suceder sin importar el por qué, si es en buena compañía mejor pero si no tampoco pasa nada. En el que el camarero departe contigo siempre y cuando no esté atareado, porque ahí está la cuestión , estos rincones pronto adquieren renombre y como al flautista de Hamelín, la gente acude a ellos como las ratas al son de la melodía. Si quieres ver una lista de los mejores rincones para ahogar las penas con tus compadres la web cervezamastapapormadrid.com es un motor de búsqueda de ellos.

Fuente: Moyan Brenn

Fuente: Moyan Brenn

De sobra es conocido el famoso Tigre, con dos sucursales en la zona centro, esta tasca es conocida por ser el bar donde puedes beber y te dan de cenar, pero de cenar, cenar. Por 5€ o menos te puedes pedir un par de rondas, con sus tapas correspondientes, puede que la calidad de la comida deje algo que desear, en varias ocasiones se abusa de la fritanga pero ¡oye!¿quién le dice que no a una croquetas o unos calamares rebozados?

Un sitio con menos renombre pero de similares características es la Taberna Ondiñas do Mendo, 1,50€ el botellín, sí hemos bajado el precio con respecto al lugar anterior, las tapas no serán tan abundantes pero se nota un mayor esmero en la preparación, y como se suele decir lo bueno, si breve…

Por el barrio de Chamberí, si tenemos pensado alargar la noche por la zona centro, topamos con el bar Sierra, este también tiene unos precios un tanto elevados (2,40 por ronda) pero la calidad de la comida supera con creces a las de otros lugares.

Las nuevas tapas gourmet

La cocina española es hoy día un referente internacional. Son muchos los cocineros españoles que han conseguido sus estrellas “Michelin” y han ganado distintos premios internacionales. En concreto destacan los Chef catalanes, vascos y madrileños, territorios donde se concentran la mayor parte de los cocineros con estos premios y reconocimientos. Uno de los motivos por los que la comida de autor española se ha hecho tan famosa en estos últimos tiempos, es entre otras cosas por la capacidad de los chef españoles para combinar a la perfección tradición y vanguardia.

A estas alturas es habitual encontrar platos típicos de la comida española “deconstruidos”. ¿Que significa deconstruir en la cocina? El término fue acuñado por el célebre cocinero español, Ferrá Adrià como forma de definir el estilo de su nueva cocina tras la remodelación en los 90 de su famoso restaurante “El Bulli”. En palabras de Adríà : “La deconstrucción consiste en utilizar y respetar armonías ya concebidas y conocidas, transformando la textura de los ingredientes, así como su forma y temperatura, manteniendo cada ingrediente, para incluso incrementar la intensidad de su sabor”. Es decir , que partiendo de recetas y preparaciones tradicionales, y recurriendo a la memoria gustativa de los comensales, reescribir las recetas con nuevas técnicas de preparación.

Tapas

Otro aspecto de la cocina española muy conocido internacionalmente, tiene que ver con el tipo de presentación de la comida y la forma de consumirla, nos referimos a las “tapas” y el “tapeo” . No hay nada más español que ir de bares con nuestros amigos o nuestra familia, nuestra cervecita y nuestra “tapita”. Una tapa se define esencialmente como un aperitivo que se sirve en bares y restaurantes acompañando a la bebida. Y al hecho de consumirlas de forma itinerantes por los distintos bares de una zona, en un corto periodo de tiempo se le llama “tapeo”, el término podría llegar a intercambiarse por “picoteo”. Etimológicamente se supone que el término “tapa” proviene del gesto de tapar los vasos en las tabernas con un trozo de pan o una rebanada de jamón para evitar que entrase bichos o polvo dentro del vaso.

En lo referente a las tapas, una vez más es Ferrá Adrià el cocinero que las ha hecho famosa internacionalmente y ha introducido el concepto de tapa en la alta cocina. Actualmente son una seña de identidad tanto para la cocina española tradicional como para la vanguardista alta cocina española. En la actualidad son muchos los restaurantes de autor que también ofrecen tapas, normalmente selectas como entrantes antes del plato fuerte, estas tapas se caracterizan por un proceso de elaboración habitualmente novedoso y por la calidad de los productos empleados, normalmente productos gourmet de alto standing. 

En un movimiento de retroalimentación, el hecho de que los bares tradicionales ofrecieran esta forma de comer empujó a los restaurantes de alto copete a adoptar las tapas como parte de sus menús, y esto a su vez ha vuelto a influir en los bares y restaurantes tradicionales, despertando el interés por la elaboración de tapas más complejas y elaboradas partiendo de recetas tradicionales, tal y como hacen los Chef españoles más reconocidos, en la actualidad no es extraño ir a un bar normal y corriente y encontrar gran variedad de tapas con recetas muy elaboradas y utilizando productos gourmet..

La cocina gourmet y las tapas están de moda, todos el mundo quiere aprender a cocinar y a todos nos gusta ir de tapas y probar cosas nuevas prueba de ello son los distintos concursos televisivos que hay en la tele, hasta uno para niños. Podemos encontrar bares especializados en tapas en cada esquina y variedad y la calidad de las mismas se ha incrementado de forma generalizada en todos los establecimientos. El hecho de que el uso de productos gourmet se haya generalizado también en los bares tradicionales también es consecuencia de una mayor facilidad para encontrar y comprar este tipo de productos.

Con internet y las actuales agencias de transportes podemos encontrar cualquier producto gastronómico del mundo y realizar nuestro pedido para que nos lo lleven a nuestro bar. A la vez que ha aumentado la popularidad de la cocina entre la sociedad en general también han ido aumentando en internet las tiendas online de productos gourmet donde poder encontrar productos de alta calidad y productos poco habituales en los supermercados. Un ejemplo de este tipo de tiendas es La Cabaña del Gourmet , donde podremos realizar nuestro pedido de entre un extensísimo catálogo donde podremos encontrar aceites gourmet de la más alta calidad, quesos, setas como las trufas negras y blancas o los “gurumelos”, jamones y paletas ibéricos de bellota, vinos, salsas y cremas, conservas gourmet y mucho más.

En definitiva, que es una gran época para tener un bar de tapas o un restaurantes y para ser cocineras y cocineros o chefs, un oficio hoy día muy reconocido en la sociedad, gracias en buena medida al trabajo realizado por los mejores chefs de nuestro país, en la internacionalización de la cocina española.